Obesidad y sus consecuencias.

Entendamos la obesidad como un problema multifactorial que nos lleva a tener porcentajes de grasa elevados en el cuerpo. Esto es principalmente por un consumo de calorías superior a las que se gastan, almacenando las calorías excedentes en forma de grasa.

La obesidad y el sobrepeso, más allá de representar un problema estético (aunque no necesariamente se reflejan en el físico), conllevan a largo plazo el desarrollo de enfermedades y desequilibrios metabólicos, comenzando con un estado de inflamación orgánico hasta el cuadro clásico de síndrome metabólico. Pero ¿conocemos realmente cuales son estos padecimientos y sabemos porque son ahora un problema de Salud Pública?

En México, 60.6 millones de personas padecen sobrepeso y obesidad, lo que corresponde al 52% de la población, esto si nos adecuamos a la clasificación por índice de masa corporal. Si estas personas descuidan su peso, desarrollarán las siguientes complicaciones: 44% llegarán a tener diabetes, 23% problemas cardiacos y coronarios y del 7 al 41% algún tipo de cáncer.  La resistencia a la insulina y a la leptina son los primeros indicios de desarrollo de síndrome metabólico.

Otras complicaciones importantes se relacionan con la psicología y la capacidad de relacionarse con otros individuos. La afectación emocional es alta, generando a la vez dependencia alimento-emoción y cerrando un circulo repetitivo de causa-enfermedad. El autoestima de las personas se ve deteriorado y los índices de depresión en estas personas también es elevado.

Las consecuencias hormonales, pueden ser tan graves hasta llegar a estados de infertilidad, en donde se ha demostrado que una pérdida de grasa corporal de un 10% del excedente, soluciona el problema de desajuste hormonal. En niños se desarrolla pubertad precoz, ginecomastia, síndrome de ovario poliquístico, hipogonadismo y alteraciones en el ciclo menstrual.

En general, los huesos, cartílagos y músculo, sufren degeneración, ocasionando en situaciones graves problemas de movilidad y dolores severos.

Otros problemas que se pueden presentar afectan directamente al hígado y al sistema digestivo, alterando de manera importante el metabolismo y la función normal de estos órganos.

Con todo esto, ahora ya sabes que la obesidad y el sobrepeso no solamente ocasionan un problema estético, y “gordito es estar sanito” es la oración más errónea que podemos citar a cualquier individuo que comienza a preocuparse por su peso.

Consulta a los especialistas si consideras que estas en riesgo de desarrollar sobrepeso u obesidad, y más aún, si ya la tienes y te preocupas por las complicaciones que puedes desarrollar.

contacto elisa
Contáctanos